Información

Anatomía del sistema digestivo

Nuestro sistema digestivo está compuesto por varios órganos que sirven para transportar los alimentos, secretar mediante los jugos digestivos, absorber los nutrientes y excretar.

Su función principal es la de transformar los alimentos en sustancias más pequeñas para poder extraer sus nutrientes. Un dato curioso es que todo el aparato digestivo mide once metros de longitud, empezando en la boca hasta el  llegar al ano.

Anatomía del sistema digestivo

Es por esto que su anatomía resulta interesante de conocer así que acompáñanos a descubrir un poco sobre ella.

Boca

Es aquí donde inicia el aparato digestivo así que es de gran importancia, dentro de la cavidad bucal los dientes son los encargados de triturar la comida. De esta manera junto con la saliva se forma una masa de alimento que puede ser transportada por el sistema digestivo.

Esófago

El esófago es un conducto que parte desde el cuello hasta el estómago con unos 40 centímetros de longitud. Está formado por dos capas que hacen las funciones de contracción y relajación simulando a las olas del mar. Este movimiento es el que permite que el alimento llegue al estómago.

Estómago

Se podría decir que es uno de los órganos más importantes ya que aquí es donde ocurre la recepción de los alimentos a través del esófago. Este se encarga de digerir los alimentos y las bebidas para luego ser transportados al duodeno.

Intestino delgado

Es el órgano más grande del aparato digestivo ya que tiene casi 7 metros de longitud y comienza desde el duodeno hasta la válvula ileocecal. Es aquí donde se absorben los nutrientes de los alimentos que ya fueron digeridos.

Intestino grueso

Este empieza en la válvula ileocecal y termina en el recto, tienen una longitud variable y tiene forma de curva. Aquí también se absorben los nutrientes que necesita el cuerpo.

Estos son algunos de los órganos que conforman nuestro sistema digestivo y hacen que funcione como lo hace. Cada uno de ellos cumple un papel importante dentro de nuestro organismo.

COMPARTE ESTE ARTÍCULO EN

No hay comentarios todavía